Comer rico y saludable: mis recomendaciones

Posted In: Lifestyle | Wellness

Con tantas tendencias de comida y salud dando vueltas por ahí todos los días, además de una creciente oferta de alimentos que dicen sen orgánicos y saludables, siento que hay veces en que es difícil saber a ciencia cierta cómo comer bien. En mi caso, a eso se le suma también el hecho de que estoy siempre en constante movimiento -yendo de un lugar a otro, viajando, haciendo sesiones de fotos-, lo que hace que, por un lado, no tenga tanto control sobre la comida que tengo disponible y, por otro, que sea más bien difícil respetar los horarios de cada comida.

Sin embargo, a lo largo de los años he ido averiguando y me he asesorado por profesionales en la materia, y llegué a ciertas reglas que me permiten mantener un equilibrio entre mi ritmo de vida y lo que es mejor para mi bienestar.

Agua: la base de todo
La mayoría de las veces no consumimos ni cerca de la cantidad de agua diaria recomendada. Es por eso que desde hace años estoy constantemente tomando agua durante todo el día. Esto me ha ayudado a estar siempre súper hidratada, lo que se nota en cómo me siento, pero también en cosas más concretas, como mi piel y mi pelo. La mejor idea es siempre andar con una botella de agua a mano en la mochila o en la cartera, para irla rellenando durante el día y, si se te olvida, siempre es útil usar una de las tantas aplicaciones que te recuerdan cuándo rehidratarte.

Mientras más simple, mejor
Hoy comprar comida en un supermercado puede ser muy confuso. La gran mayoría de los productos dicen que son light, bajos en calorías, azúcares o químicos, pero a la hora de revisar la lista de ingredientes, nos encontramos con una lista de cosas que suenan exactamente a eso. La mayoría incluso son imposibles de entender o siquiera pronunciar por alguien que no sea un especialista. Es por esto que lo mejor que podemos hacer es ceñirnos a aquello que conocemos. Prioriza el consumo de frutas y verduras -ojalá de fuentes como huertos orgánicos o ferias libres- y a la hora de comprar comida envasada, date un segundo, revisa las etiquetas y mantente alejado de esas listas de ingredientes eternas en las que sólo entiendes la mitad.

Todo es cuestión de tiempo
Este tema, para mí, es uno de los más difíciles. Muchos especialistas remarcan lo importante que es tener horarios para comer, pues ayuda al correcto funcionamiento del metabolismo, a controlar los antojos y a saber mejor cuál es la cantidad de comida que realmente necesitamos. El problema es que el ritmo de vida no siempre ayuda mucho. ¿Cuál es la solución? Primero que nada, tener muy claros los horarios que nos corresponden. Segundo, evitar sentir hambre, lo que se logra fácilmente respetando los horarios y siempre teniendo a mano snacks saludables para comer cuando corresponda. Aparte de mi botella, siempre llevo conmigo un par de snacks, que puede ser frutos secos, palitos de zanahoria, un yogurt o lo que sea. Lo importante es saber que comer es muy importante y nada, ni siquiera un ritmo de vida agitado, debería interponerse.

    Add Comment

    Mujeres que me inspiran: Gisele Bündchen
    El running como estilo de vida