Cuidados de piel en invierno: cómo ganarle al frío

Posted In: Beauty

Cada estación tiene sus desafíos cuando de piel se trata. En el verano el factor solar y la hidratación son clave, pero ¿sabías que en invierno estos elementos son igualmente importantes? ¡Que no te pille el buen tiempo con la piel seca! Aquí te comparto cuatro consejos para que agregues a tu rutina de cuidados invernales.

Con o sin nubes, siempre bloqueador
Siempre asociamos el uso del bloqueador con el olor a coco, a la playa y al sol, pero apenas llegan las nubes y el frío, lo dejamos guardado hasta el próximo verano. Pero el sol no es el problema: son los rayos UVA y UVB, y no importa si está despejado o no, los rayos pueden penetrar hasta el cielo más nuboso y llegar directo a tu piel y dañarla. Y si estás pensando que no hay peligro porque estás menos tiempo al aire libre, piénsalo de nuevo, porque los rayos también pueden penetrar el vidrio de tu ventana. ¿Cuál es la solución? Fácil: instaura el bloqueador solar en tu rutina diaria, no importa la época del año o el clima que haya afuera. Así puedes asegurarte de siempre estar protegida.

¡Y no te olvides de reaplicar!
Durante el día, sin que te des cuenta, te pasas las manos por la cara cientos de veces, removiendo capas de maquillaje y el mismo protector solar que muy responsablemente te pusiste en la mañana. Para eso del mediodía, lo más probable es que no quede nada para proteger tu piel. Así las cosas, siempre es una buena idea de traer una botella de bloqueador en tu cartera o mochila, cosa de poder reaplicarlo durante el día. ¿Y qué pasa con el maquillaje? Si usas base, elige un bloqueador con color para un acabado más natural.

El secreto más simple: Agua, agua, agua
El mejor consejo para tener una buena piel es mantenerla hidratada por dentro y por fuera. Si tomar mucha agua no es lo tuyo, ponle un poco de sabor e inclúyela en tu dieta en forma de tés, infusiones y hierbas, para así aprovechar de abrigarte y lograr la meta de dos litros al día.

Prefiere bases más oleosas
Distintas temporadas proponen diferentes desafíos para la piel. En el invierno, el aire frío que golpea tu cara y manos durante el invierno resecan tu piel y hace que obtenga esa apariencia agrietada y blanca. Esto se soluciona hidratando la piel con crema, pero el aire frío no nos deja muchas ganas de aplicarnos repetidamente algo helado. Con este escenario, una muy buena idea es cambiar la crema de todos los días por una que te ayude más en el clima helado y las de bases oleosas son perfectas para esto, ya que el aceite que tienen actúa como una barrera que retiene la hidratación Ideal si es que tienes acceso a aceites secos y puros, como el de argán -¡que además tiene muchísimas propiedades para la piel!-, pero si no, las cremas de noche son más oleosas y pueden servirte mejor cuando salgas a la calle.

Mientras menos expuesta, mejor
Sin duda que las áreas de piel que más se ven afectadas durante el invierno son la cara y las manos, especialmente la nariz y los labios. La cara siempre es lo primero en que pensamos cuando se trata de cuidados cutáneos, pero a las manos también hay que ayudarlas, ya que la piel que las recubre es delgada y no tiene tantas glándulas sebaseas como el resto de tu cuerpo y por ende tienden a estar más secas. Tener una crema para las manos disponible es una buena idea, pero también lo es tener guantes, cosa de exponerlas lo menos posible al frío. El mismo principio aplica para tu cara: cubrir tu nariz y boca con un pañuelo o una bufanda ayudará a evitar los labios partidos o heridas alrededor de las fosas nasales.

Sigue estos consejos y seguro la primavera no te pillará desprevenido cuando llegue en un par de meses más. ¿Tienes más consejos? ¡Aporta los tuyos en los comentarios!

    Add Comment

    Para ver envuelta en frazadas: mis series recomendadas
    Running: la importancia de la correcta hidratación (parte 1)